• Agosto 18, 2019 02:04 AM
logo

“Que Dios los perdone”, dijo Ulises antes de ser linchado en Puebla

Agosto 12, 2019 09:00 PM
Blog single photo

En videollamada logró despedirse de su esposa

“Si no salgo de esta, quiero decirte que no tengo nada que ver, y no hay de otra, que Dios los perdone... ", fue lo que llorando alcanzó a decir uno de los siete linchados en los municipios de Tepexco y Cohuecan a su esposa en una videollamada el pasado miércoles.

En ese momento Ulises Odair dijo a su cónyuge que acompañó a su cuñado Merary Zuriel –hermano de la mujer- a comprar comida y de pronto vio que una multitud les dio alcance para señalarlos de ser secuestradores.

Más tarde, los dos varones fueron hallados muertos colgados de un árbol, linchados por la turba enardecida.

La hoy viuda de Ulises, entrevistada vía telefónica por este medio, señaló que su esposo y hermano tenían un año de estar trabajando en esa zona, desde donde mandaban dinero para sus respectivos hijos: un menor de 7 años de la pareja y de Merary Zuriel, una niña de 6 años, quien quedó en la orfandad en Chilpancingo, Guerrero, a unas cinco horas de distancia.

La mujer dijo que su hermano Zuriel era taxista, pero al quedarse sin trabajo viajó al municipio guerrerense de Tlapa, donde tampoco consiguió empleo, sin embargo, tiempo después conoció a un hombre que le ofreció trabajo en un rancho cercano al municipio de Tepexco, por lo que invitó a su cuñado Ulises; "ambos se fueron para allá donde su patrón era muy bueno y les daba alojamiento, además de su pago...", detalló la fémina.

El Sol de Puebla

Publicado por: Noticias de Última Hora

Top